MBIG en La Pensión de las Pulgas, el nuevo sueño de José Martret y Alberto Puraenvidia

Versión del texto de W. Shakespeare)

Lugar:
La Pensión de las Pulgas

Elenco:
Francisco Boira (Macbeth)
Rocío Calvo (Urd Bruja 1)
Manuel Castillo (Malcolm)
Inma Cuevas (Camelia)
Victor Dupla (Ross)
Maribel Luis (Skuld Bruja 2)
Rocío Muñoz-Cobo (Lady Macbeth)
Pepe Ocio (MacDuff)
Francisco Olmo (Duncan)
Daniel Pérez Prada (Banquo)

Espacio Escénico:
Alberto Puraenvidia

Vestuario:
Lupe Valero
(Con la colaboración de Lorenzo Caprile, que ha diseñado el vestuario de Lady Macbeth)

Espacio Sonoro:
Antonio Martín

Dirección:
José Martret

Tao Gutierrez  ha interpretado y editado una de las canciones que forman parte de la función.

Llevaba meses oyendo rumores de que José Martret y Alberto Puraenvidia estaban trabajando en otro proyecto, en otro nuevo sueño, en otra nueva sala de teatro, no demasiado lejana a la Casa de la Portera que ya les ha hecho famosos entre los que tenemos la suerte de frecuentar los teatros.

Por fin esos rumores se confirmaron y se hicieron oficiales en las redes sociales. El día 20 de noviembre se abrió La Pensión de las Pulgas. El espacio que han elegido esta vez fue la casa de una de las grandes estrellas de principios del sigo pasado: La Bella Chelito, la primera mujer empresaria teatral española que compró lo que ahora conocemos como el Teatro Muñoz Seca y lo llamó el Chantecler. La película de Sara Montiel “La reina del Chantecler” está basada en su vida y fue la primera que hizo famoso el cuplé de “La Pulga”. Es en su honor que Martret y Puraenvidia han llamado al nuevo espacio: “La PENSIÓN de las PULGAS”.

Lo primero que encuentras al ir a recoger tu entrada en La Pensión de las Pulgas es que, a diferencia de La casa de la Portera, la entrada es única para la pensión, con lo que y sobre todo ahora en invierno, se puede esperar dentro, a resguardo, a que te llamen para entrar a ver la obra. Es un amplio portal con un cuadro de La Chelito contemplándonos.

BaybY2mCUAAxCvQ

La BELLA CHELITO

CARTEL MBIG OK

Cuando por fin entramos,  lo hacemos directamente al recibidor de la empresa MBIG, con el logo en grandes letras y su hilo musical y, desde allí, los 35 espectadores entramos en la primera habitación, el despacho de dirección de la empresa… Aquí ya retrocedemos 50 años y entramos de lleno en una ambientación de maravilla, en donde no falta detalle retro, desde la coctelera hasta la botella-sifón, y en donde ya nos están esperando dos singulares protagonistas (o tres, o una) que nos miran fijamente (y nos erizan los pelos) mientras nos sentamos; son nada más y nada menos que las brujas, con sus vaticinios y maldiciones, interpretadas genialmente por Rocío Calvo y Maribel Luís, con esas respiraciones animales sincrónicas, acompañadas de efectos sonoros y lumínicos.

Detalle despacho presidencial MBIG ligera

El texto de Shakespeare se respeta en gran medida,  y Martret ha añadido un personaje que no existe en el original. Es Camelia, la secretaria de dirección, interpretada por la ubicua (y que siga así) Inma Cuevas, que nos lleva por las diferentes salas en donde ocurre la acción y también nos introduce en la terminología empresarial y las diferencias entre efectividad, eficiencia y eficacia.

El elenco está impecablemente vestido y engominado para la batalla empresarial y para mí destacan el Banquo de Daniel Pérez-Prada, al que ya había tenido ocasión de disfrutar en las distancias cortas, y Víctor Duplá como Ross. Es sobre todo cuando se convierte en el espectro cuando Pérez-Prada tiene el papelón, nunca menos dicho, ya que a estas distancias en las que le puedes rozar más que nunca, hacer de un inmaterial sin que resulte ridículo es, créanme, complicado.  También me gustó mucho Pepe Ocio, en el papel de MacDuff.

Tampoco desfallece Rocío Muñoz-Cobo en su personaje de Lady Macbeth, muy elegantemente vestida por Lorenzo Caprile. Muchas veces se me ha mostrado este personaje como el inductor de los actos de Macbeth. Aquí es quizás más una cómplice incondicional.

Francisco Boira y Rocío Muñoz Cobo 3 ligera

Pero es sin duda Francisco Boira, a la altura de su personaje Macbeth, el que más destaca. Ofrece el personaje en cada palabra. Es un ser humano, por encima de la ambición desbocada, y nos transmite todos sus escrúpulos y recelos, todas sus ambiciones y deseos y, posteriormente, sus remordimientos y su propio asco ante lo que él mismo ha hecho. Cómo una persona puede equivocarse tanto en sus decisiones como para llegar a pagar el altísimo precio de la vida. Este Macbeth en primer plano no puede mentir, ni con la palabra ni con el cuerpo, porque el público está a centímetros y nos oímos respirar unos a otros, y casi se puede intuir lo que estamos sintiendo.

Quizás hay algunas transiciones resueltas con demasiada rapidez, para mi gusto, como entre la de los recelos de Macbeth por el asesinato de Duncan en su propio hogar y la decisión de hacerlo, y la ambición de Lady Macbeth y sus remordimientos posteriores.

Pero sin duda, y sobre todo para los que ya pensábamos que lo habíamos visto todo sobre la capacidad de ambientación y escenificación de Puraenvidia, la sorpresa llega en la última habitación, en donde se celebra el cocktail de la toma de posesión del nuevo director de la empresa, Macbeth. No quiero revelar esa sorpresa que los próximos que pasen por allí se van a encontrar, pero desde luego aunque sólo sea por ver la sala y todo lo que ocurre en esa habitación merece la pena la visita a la Pensión. Es ésta la habitación más “inmersiva”, en la que te puedes sentar y compartir mesa entre las brujas y Macbeth y señora. Además, es aquí donde los efectos sonoros y de iluminación están más logrados y creo que la mayoría de los asistentes estábamos un poco sobrecogidos y espeluznados por si sufríamos algún “efecto colateral” de la ambición asesina de Macbeth. Afortunadamente, Camelia estaba aquí también para solazar nuestros sentidos con su maravilloso número musical.

MBIG Foto de Grupo OK

¿Qué necesidad hay de llegar hasta aquí?¿Cuáles son los límites de la ambición? Esa es una de las razones de José Martret para situar Macbeth en el contexto empresarial del capitalismo más salvaje en el que parece que estamos sumidos ahora mismo y que despuntaba ya en los años 50 y 60 del siglo XX. El hecho de que la ambientación en esta época no desentone nada con el texto, escrito cuatro siglos antes, también nos hace reflexionar, irremediablemente, en lo poco que parece que hayamos aprendido los humanos a lo largo de nuestra historia. Quizás lo único que hemos aprendido bien es a tapar nuestros crímenes.

Hoy, mientras escribo estas impresiones sobre MBIG, nos ha llegado la noticia del premio “Mi Butaquita” a la dirección de José Martret y pienso que es muy merecido. Cómo mueve a sus personajes y los hace interaccionar con el público, cómo hace que elementos de oficina del siglo XX sean las armas de batalla es algo realmente digno de verse. ¡Toda una experiencia!

Como no he podido encontrar nada en youtube sobre La Chelito, aquí les cuelgo este vídeo de Sara Montiel interpretando La Pulga, para que dejen de estremecerse un poco…

Anuncios

Un comentario en “MBIG en La Pensión de las Pulgas, el nuevo sueño de José Martret y Alberto Puraenvidia

  1. Pingback: En junio seguimos con la racha de buen teatro en Madrid | Cuandomeacuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s